¿Qué tener en cuenta al contratar un plan de pensiones?

julio 2019

¿Qué tener en cuenta al contratar un plan de pensiones?

Blog | Contratación

A muchas personas les preocupa si podrán mantener cierto nivel de vida cuando se jubilen. Más aún si son de las personas que sienten cierta desconfianza acerca de la sostenibilidad del sistema público de pensiones o si, aunque crean que la pensión pública está garantizada, dudan que su cuantía vaya a permitirles mantener el nivel de vida de la etapa laboral.

En esos casos, muchos ciudadanos se plantean planificar sus finanzas para ahorrar de cara a la jubilación. Y sin duda, el vehículo de ahorro estrella para cumplir ese objetivo es un plan de pensiones.

Ahora bien, antes de suscribir un plan de pensiones, a muchas personas les surgen dudas que desde CNP Partners, en colaboración con Morningstar, nos gustaría ayudar a resolver. Por ejemplo:

  • A qué edad es mejor contratar un plan de pensiones,
  • qué tipo de plan de pensiones debo contratar,
  • cuánto y de qué manera debería aportar al plan de pensiones o
  • cuáles son las implicaciones fiscales,

por citar algunas de las más frecuentes.

En CNP Partners, especialistas en planes de pensiones, en colaboración con Morningstar, analistas financieros internacionales, queremos disipar todas estas dudas y que, si decides contratar un plan de pensiones, lo hagas con el convencimiento de que has hecho la mejor elección.

Para ello, a continuación, exponemos los factores que se deben tener en cuenta a la hora de contratar un plan de pensiones.

Factores a tener en cuenta al contratar un plan de pensiones

  1. ¿Cuándo es mejor contratar un plan de pensiones?

La edad, el volumen de ingresos, nuestra situación familiar… son algunos de los factores que determinarán esta decisión.

No obstante, como en muchas otras cuestiones, podemos decir que “cuanto antes, mejor”, si nuestras circunstancias nos lo permiten. Y es que precisamente el factor tiempo es nuestro mayor aliado a la hora de ahorrar, ya que, cuanto mayor sea el horizonte temporal con el que contamos, menor será el esfuerzo económico para lograr nuestro objetivo y, mayor será el capital acumulado gracias al interés compuesto. Cuando hablamos de interés compuesto nos referimos a los intereses que se van acumulando no sólo sobre el capital inicial, sino también sobre los intereses que se van obteniendo año tras año y además, del ahorro acumulativo generado por unas bajas comisiones (interés compuesto negativo).

  1. ¿Cuánto ahorrar y con qué periodicidad?

En cuanto a la periodicidad, los partícipes de los planes de pensiones individuales pueden decidir si quieren concentrar su aportación en un único pago cada año, o si quieren distribuirla a lo largo del año. La periodicidad que se establezca inicialmente puede modificarse e, incluso, no están obligados a hacer aportaciones todos los años.

Algunos ahorradores deciden hacer un par de aportaciones al año coincidiendo con las campañas de planes de pensiones de los bancos y las aseguradoras. Sin embargo, lo más recomendable es realizar aportaciones periódicas mensuales. De este modo, la sensación de esfuerzo económico que destinamos al ahorro será menor, con lo que adquiriremos hábito de ahorro casi sin percibirlo como tal.

  1. Atento a las comisiones

Los planes de pensiones conllevan una serie de comisiones. Una comisión de gestión, que suele rondar el 1% anual; y una comisión de depositaría, que se sitúa en el 0,25%. Resulta esencial que los gastos de nuestro plan de pensiones sean todo lo bajos que sea posible, dado unas cifras elevadas podrían mermar la rentabilidad.

Hasta los decimales son importantes, al tratarse de un producto de inversión a largo plazo.

  1. Diversificar la inversión

Para invertir en Bolsa, el plan de pensiones puede ser una buena opción, dado que se trata de un producto en el que el dinero queda, como mínimo, diez años inmovilizado y la renta variable en una inversión a largo plazo suele generar mayor rentabilidad que otros productos como los bonos.
Para diversificar, tal vez, el tipo de plan más indicado sea uno de gestión dinámica. Un plan de gestión dinámica acomoda la cartera con el paso de los años, pues el perfil de riesgo que se recomienda mantener es alto cuando aún el horizonte de jubilación es lejano, pero, a medida que la jubilación se acerca, la recomendación es que la inversión sea más conservadora.

5. La fiscalidad, una ventaja a tener en cuenta

El tratamiento fiscal que reciben los planes de pensiones es una de sus grandes ventajas. Las aportaciones realizadas se reducen directamente de la base imponible de la declaración de la renta, aunque estas no podrán superar la menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y de las actividades económicas.

El tipo impositivo que se aplica en el IRPF, por ejemplo, en el caso de la Comunidad de Madrid, es progresivo (va del 19% para rentas hasta 12.500 euros, hasta el 45% para los ingresos que superen los 60.000). Así, quienes tienen unas rentas más altas obtienen una mayor ventaja fiscal a la hora de aportar a su plan de pensiones.

Con todo esto, si te estás planteando contratar un plan de pensiones, esperamos que esta información te haya sido de utilidad. Es importante tener en consideración todas estas cuestiones a la hora de contratar un plan de pensiones. Desde CNP Partners Morningstar queremos que tu decisión sea la que mejor haga cumplir tus expectativas.

VOLVER ATRÁS

100%
_ONLINE.
_TRANSPARENTES.
_FELIZ.
No pongas límites a tu futuro.

Conocer planes de pensiones

SIMULADOR
Plan de Pensiones

Calcula la probabilidad de alcanzar tus objetivos financieros a largo plazo.

simular planes de pensiones